About me ::  À propos de moi :: Sobre mí

I am an artist, a storyteller and the creator of a powerful relationship with my word.  My art is my authentic portraiture of what surrounds me in all its unreasonable possibilities that appear when I stand in front of an empty space.  Fears aside, integrity, compassion and inspiration allow me to play in a constant dance with color, visions and connecting threads.

I Left Santiago de Chile in 1986, I left my family and friends, I left my language, my mountains and my political struggles.  I left school, the Pontificia Universidad Catolica de Chile where I was studying Design since 1983.

I Arrived in Montreal, Canada in May 1986 when spring was hiding what was to come.  I completed a BFA in 1993 at Concordia University where I graduated with Distinction; I graduated with a minor in Textile Arts and two children.  I passed all my ESL courses thanks to my friend Gabriel’s great patience with my Frida Kahlo obsession and my very long sentences.  I attempted a Master’s Degree in Maîtrise en arts visuels et médiatiques at the UQAM.  It did not go so well.  I decided to let go of the notions of being perfectly ready and set myself to create uncompromisingly.  

I Stayed in Canada, re-rooted myself, created a third child with the same man who brought me here, we got a place up in the mountains an hour away from Montreal, found nature, fell in love with the land, started to write, published a short story, did national radio for two years (CBC) and realized I’d gotten my voice back, it has a funny accent both in English and in French but it gets me by just fine.

P1060185.JPG

Je suis une artiste, une conteuse et la créatrice d’une puissante relation avec mes mots. Mon art dresse le portrait authentique de ce qui m’entoure dans toutes les possibilités irraisonnables qui apparaissent quand je me tiens devant un espace vide. Hormis les peurs, l’intégrité, la compassion et l’inspiration me permettent d’entrer dans une constante danse avec les couleurs, les visions et les fils conducteurs.

J’ai quitté Santiago du Chili en 1986, j’ai quitté ma famille et mes amis, j’ai quitté ma langue, mes montagnes et mes luttes politiques. J’ai quitté l’école, la Pontificia Universidad Catolica de Chile où j’étudiais le Design depuis 1983.

Je suis arrivée à Montréal au Canada en mai 1986 quand le printemps cachait ce qui allait advenir. J’ai obtenu un BFA en 1993 à l’Université Concordia de laquelle j’ai été diplômée avec Distinction ainsi qu’avec une mineure en Textile Arts et deux enfants. J’ai réussi tous mes cours d’ESL puis j’ai décidé d’abandonner la notion d’être parfaitement prête et me suis appliquée à créer sans compromis.

Restée au Canada, je me suis ré-enracinée, j’ai créé un troisième enfant avec le même homme qui m’a amené ici, nous avons acquis une maison dans les montagnes à une heure de Montréal, j’ai trouvé la nature, je suis tombée amoureuse de la terre, j’ai commencé à écrire, publié une nouvelle, fait de la radio nationale pendant deux ans (CBC) et réalisé que j’avais retrouvé ma voix, elle avait un drôle d’accent, à la fois anglais et français, mais cela me convient bien.


La inmigración ha estado durante años en el centro de mi proceso creativo.  En la búsqueda de un territorio alegórico donde poder echar raíces nuevamente en forma metafórica, descubrí el trabajo de Norval Morrisseau quien, mientras viajaba por Europa, descubrió que el hombre blanco tenía representaciones visuales más grandes que la realidad, mientras que la carencia de imagen visual de los nativos disminuía poderosamente el autoempoderamiento.  Tradicionalmente el arte nativo estaba reservado para el mundo chamánico y espiritual.  El fundó la escuela de arte Woodland, y el resto es historia.

Creo que los inmigrantes están culturalmente más cerca de las Primeras Naciones porque no son colonialistas.  Mientras que los conquistadores vinieron a colonizar y erradicar la cultura existente, los inmigrantes vienen a participar en la cultura a la que inmigran, y por lo tanto tienen más en común con ella.  Otro punto en común es la discrepancia entre ambos grupos: las Primeras Naciones no comparten una cultura común, ni tradiciones comunes, y ni siquiera un idioma común, y sin embargo, sorprendentemente, se identifican comunitariamente como las Primeras Naciones en vivir en esta tierra.

La propuesta que hago es proveer a inmigrantes, a quienes en forma alegórica me refiero como las Últimas Naciones, con un lenguaje visual de representación fabricado con elementos de la Brigada Ramona Parra(1970), en los orígenes de mi cultura precedente, (Chile) y The Woodland School of Arts (1962) de mi cultura posterior (Canadá).  Con esta creación híbrida produje un cuerpo de trabajo de 25 pinturas que comienzan con mi propia transformación a la tierra, diversas alegorías para temas clásicos del inmigrante, tales como Inmigrante Desembarcado, Bilingualismo, Inmersión francesa, Intercambio Cultural, y otros.

Mis colores son fieles a la invitación de Norval Morrisseau a que los artistas pinten para hacer que las personas ‘se sientan bien’ a través del uso de colores fuertes que aumentan físicamente una sensación de bienestar.  La mayor parte de mis pinturas son inspiradas por creaciones específicas del artista.  Un buen ejemplo de tales alegorías es ‘Migración (la gran inundación)’, de Morrisseau.  Recreé esa pieza con l misma canoa sostenida por peces gigantes, aunque una mujer que representa la esperanza rema en la parte delantera.  Detrás, una mujer mayor, el pasado que se deja atrás, sostiene a los niños dormidos del futuro.

Otra pieza es aquella de una joven niña ojibway.  Yo pinté, en cambio, a una niña mapuche que usa el traje tradicional mezclado con prendas Ojibway.  “Chamán inmigrante”, es el retrato de mi amiga Adriana, una chamán de Alemania Oriental y Montreal que practica rituales nativos.  En su cabeza hay objetos que son sagrados para ella y un zorro rojo, su animal de poder.

“Los camaradas”, “Pachamama inmigrante”, “Autorretrato de artista inmigrante” y otros son el comienzo de este viaje que creé para mí misma en el cual creo la posibilidad de empoderar a los inmigrantes permitiéndoles (nos) ver la representación visual de una nación alegórica, aquella de un Inmigrante Nativo; un viajero mundial que llega a esta tierra a participar con aquellos que aman más la tierra.  Surge un espacio para identificar más códigos para aquellos que pueden ser inmigrantes en el pasado y que están buscando activamente una identidad de amor y armonía con la tierra.

___________________________________________________________________________________

Brigada Ramona Parra fue un movimiento de izquierda creado en honor a una joven mujer que murió en las protestas sociales en 1946.  Cuando Pablo Neruda postuló a la presidencia del Partido Socialista en 1970, inspiró a la gente a que pintaran estos murales cuya iconografía surge de la estética más autóctona de Chile.  De ahí mi emoción estética cuando vi el trabajo de Morrisseau.  Al ver similitudes entre la imaginería de las Primeras Naciones y la de los nativos chilenos, reconocí mis símbolos.